De camino a la montaña de Kirkjufell encontramos una zona de lagos con una luz muy bonita así que  paramos el coche y nos bajamos a patear un rato. Descubrimos un pequeño río que de repente se transformaba en una bonita cascada de unos 10 metros que te permite andar por detrás de ella, la hermana pequeña de Seljalandfoss. Hice esta imagen con la cámara por encima de la cabeza sin trípode para que diera la impresión de que el agua cae desde la parte superior de la cámara. Usé la velocidad más lenta posible para tener una imagen nítida teniendo en cuenta que estaba usando un 14mm para tener el efecto del agua sedosa. Aquí metí por primera vez de tantas las botas hasta la rodilla en agua helada…

Nikon D800 okjetivo Nikon 14-24 2.8 a 14mm

Velocidad 1/6 s f18 ISO 80 (L1en la D800)