Uno de los principales atractivos de San Francisco son sus colinas y calles empinadas. La mejor forma de moverse por ellas es el cable car, por eso los tranvías son sus habitantes mas exóticos. Además los tranvías son muy estéticos y una de las mejores oportunidades fotográficas de la ciudad americana. La primera vez que fui, estuve dándole bastantes vueltas para ver cómo sacarle el máximo partido posible, y al final fue fruto de la casualidad como encontré el mejor punto de vista. Me levanté una mañana muy temprano para hacer el amanecer en el Golden Gate. Después de levantarme a las 4 am para llegar al punto que había localizado para el Golden Gate resultó que amaneció nublado… hice una foto que no me gustó demasiado, pero de vuelta al hotel decidí pasarme por las calles altas porque se estaba poniendo una luz amarilla muy bonita. El amarillo del cielo se refleja en el metal de las vías y contrasta con el negro del asfalto a contraluz. Después de un rato esperando pasó por fin un tranvía que daba la silueta perfecta que faltaba en la foto. Os dejo la localización y hora por si os apetece ir un día a ver qué os encontráis.

La foto está hecha en la esquina de Washington con Jones, el 24 de agosto al as 6:24 am. esa es la localización de hoy.

Canon 1Ds Mark II

Objetivo 70-200 2.8 a 200 mm

Velocidad 1/640 f8 ISO 200

Fotrografia de un tranvia al amanecer en las calles en cuesta de San Francisco

Cuestas de San Francisco