Siempre se nos ha vendido la Polinesia como el paraíso, y sabéis lo que os digo?? Es el paraíso, pero depende de para qué y de para quién. Muchas veces la gente que se va de viaje de novios a Bora Bora o Polinesia se pregunta cuántos días pasar en el destino y si se aburrirán de tanto sol y playa. Para mi Bora Bora fue espectacular, no olvidaré ese agua mientras íbamos del aeropuerto al hotel del lagoon. Pero lo mejor sin duda está debajo del agua, creo que es clave aprovechar las posibilidades de submarismo y el tour del Lagoon. Las mejores playas no están en la ssla ni el atolón que la rodea, están en los motus que se encuentran desperdigados por el Lagoon, porque el resto no llegan a tener una arena limpia y fina. Por eso lo ideal es aprovechar para hacer excursiones, aunque hay que apretarse un poco el bolsillo… La isla, salvo un mercado, el bar de Bloody Mary y el tema de las perlas negras no tiene demasiado atractivo cultural. Merece la pena subir un poco en la montaña y ganar altura para ver el azul del mar contrastando con el verde de la vegetación de la montaña, no tiene precio. Para mi, lo ideal sería pasar 3 días allí aprovechando para bucear con tiburones y las mantas del interior del lagoon.

Fotografía de una manta raya en las aguas cristalinas de los motus de bota bora

Canon EOS-1Ds Mark II (16mm, f/8, 1/1000 sec, ISO200)
Raya en Bora Bora